Los Barzonistas en el poder

TORREÓN, Coah.- “¿Qué traemos más de 100 barzonistas? ¡Nombre, bueno fuera!, a lo mucho 15 o 20, los demás no pudieron venir” dice Gabino Gómez, uno de los líderes de El Barzón, quien se toma un momento para sentarse y hablar en medio del ajetreo de la Caravana por la Dignidad, de la participación de la polémica organización en la marcha y su alianza con el gobernador Javier Corral pactada hace casi dos años.

“Cierto, Corral no debería andar en marchas y debería dedicarse a gobernar… de hecho nadie deberíamos andar, pero si andamos es porque alguien no hace su tarea, en este caso el Gobierno Federal” señala.

Gómez Escárcega es el coordinador operativo de la marcha, nombrado por Corral Jurado para garantizar la llegada del contingente a la capital del estado, pues más de 10 caravanas a pie, en autos, caballos y hasta tractores, contiene el currículum del dirigente barzonista de 66 años de edad, quien por primera vez en décadas que tiene como activista, puede presumir una buena relación con un gobierno, el de Corral.

Para sus causas, ahora le abren las puertas del gobierno desde adentro o como él dice, al menos ya no tiene que tirarlas a patadas, aunque siguen vigentes las banderas, necesidades, quejas, reclamos y problemas por resolver, que en el sexenio pasado de César Duarte sólo se agravaron, hasta acabar en una profunda confrontación con El Barzón.

“¿Qué en El Barzón pegamos con la izquierda y cobramos con la derecha? Que me digan dónde, a ver dónde cobramos” responde Gómez al hacer un recuento de la caravana, en específico de la participación de la organización que representa.

Gabino carga dos celulares y a todas partes donde llega busca dónde conectarlos a la corriente para que no se le apaguen; también carga un altavoz por el que grita las instrucciones al contingente, carpetas, papeles y a veces hasta el sombrero. Es el experto en marchas y caravanas que debe lidiar con los demás organizadores que no tienen su misma experiencia, pero los une el mismo objetivo.

En entrevista, habla de sus compañeros barzonistas como Alma Gómez, su esposa; Luz Estela “Lucha” Castro, consejera de la Judicatura del Estado; Martín Solís, funcionario de la Secretaría de Desarrollo Rural y los demás que por años han sido la imagen de El Barzón en Chihuahua, los mismos que se la jugaron con Corral desde hace dos años y hasta la fecha.

“LUCHA” AÑORA ESTAR EN LA CARAVANA… ÉL NO TIENE PUESTO EN EL GOBIERNO

“Lucha Castro añora estar aquí, en la caravana, está que brinca por estar” asegura Gómez Escárcega, minutos después de tomarle rápidamente una llamada, sólo para decirle que ahí le marca en unos minutos porque está en entrevista. Aunque es barzonista de toda la vida, ella no puede acudir por su cargo en el Poder Judicial, que la obliga a no tomar parte en este movimiento que moralmente respalda.

Gómez apunta que no aceptó ni buscó cargo en el gobierno de Javier Corral, porque alguien tenía que estar afuera, en el movimiento social que no comenzó con la administración del nuevo amanecer ni terminará cuando acabe el sexenio; así que en grupo y en lo personal, decidió no ser parte de la nómina oficial, como sí lo son los demás. “Me incorporo al 100 por ciento porque yo no trabajo para el gobierno, no recibo recursos de tipo alguno” asegura el dirigente, quien asienta además que la organización no tiene compromisos ideológicos con nadie.

Recuerda que en febrero de 2016 Javier Corral -entonces senador- invitó a una reunión a él, Alma Gómez, Lucha Castro, Martín Solís y a otros en casa de Blanca Gámez, hoy diputada del PAN, para informarles y mostrarles que encuestas del Comité Nacional del PAN lo daban como ganador de la gubernatura si animaba a lanzarse, propuesta que tenía sobre la mesa y estaba a punto de aceptar.

“Si le entras, te apoyamos” fue la respuesta de quienes conformaron la llamada Alianza Ciudadana, que le dio soporte a la campaña del panista, “con el riesgo -apunta el dirigente- de que aunque lo hacían a título personal y no podían desligarse de lo que eran, podrían dañar el prestigio de la organización y peor aún, con el riesgo de que ganara el PRI, luego de seis años de confrontaciones cada vez más fuertes con el exgobernador César Duarte”.

“Nos la jugamos y no nos arrepentimos” afirma, pues las causas por las que pelearon por años, ligadas a los derechos humanos, personas desaparecidas y otras, han sido tomadas en cuenta por la administración, en mayor o menor medida, pero la comunicación y las coincidencias se han mantenido como desde hace décadas con Corral Jurado.

LOS BARZONISTAS EN EL PODER

El dirigente hace un repaso de los miembros de El Barzón que, contrario a él, ahora están en el gobierno y le representan activos importantes a la administración pública.

Comienza con Alma Gómez, su esposa, que tiene un puesto importante pero sin reflectores, en la estructura de Servicios Educativos del Estado de Chihuahua, a cargo de Manuel Arias Delgado, también identificado en las filas de la izquierda. Afirma que ella hace un papel fundamental para sanear la corrupción que por años se mantuvo en el sector, en contubernio con la Sección 8 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Aborda también el caso de Martín Solís, director de Fomento Agropecuario de la Secretaría de Desarrollo Rural, a quien todos ubican sólo con el mote de barzonista, pero poca gente como él tiene el grado de conocimiento de los problemas del campo. “Es una enciclopedia en el tema” refiere Gómez, quien reconoce en el también militante de El Barzón a uno de los más experimentados funcionarios del Gobierno del Estado, pues desde hace años, desde el sexenio de Reyes Baeza, Solís formaba parte de la comisión que iba a negociar y revisar los presupuestos para el campo.

Además está el caso del secretario de Desarrollo Social Víctor Quintana, que no es de El Barzón sino del Frente Democrático Campesino, pero está ligado moralmente a ese grupo social. “¿Quién puede dudar de la aportación que hace este experto? La aportación para que el de Corral sea en verdad un buen gobierno” declara.

MENTIRA QUE LLEVO 100 BARZONISTAS: GABINO

Gabino Gómez se ríe cuando se le menciona la cifra de los 100 barzonistas que están en la caravana, pagados por él para que se mantengan en la causa.

Dice que es mentira, que a lo mucho son unos 20 y no van acarreados ni con sueldo, van con sus propios recursos limitados para bañarse en algún lugar o comprar algo, pero con lo que ellos mismos aportan. “¿De dónde les vamos a pagar?” cuestiona.

“Los que van, lo hacen porque quieren, porque creen en la causa y no han podido sumarse más porque tienen trabajo y pendientes en sus lugares de origen, como los compañeros de El Barzón de ejido Constitución, que están en problemas con los LeBarón y deben estar vigilando sus tierras y el agua, de lo contrario seguramente estarían sumados a la caravana” insiste.

Al hacer el recuento de la primera semana de marcha, desde Juárez hasta Coahuila, de donde ahora se alista para partir, Gómez Escárcega señala que desde el planteamiento inicial que se hizo cuando el gobernador Corral salió en aquella rueda de prensa en la Ciudad de México, la caravana ha enfrentado la dificultad de preparar todo contrarreloj, lo que se ha sumado a otras complicaciones, por ejemplo trabajar con gente sin experiencia en estas manifestaciones.

Aprobada la ruta que planteó con algunos cambios, se empezaron a corregir algunas deficiencias, como la falta de publicidad de la misma en las ciudades por donde habrá de transitar y la identificación de los vehículos, que ahora es más uniforme que cuando comenzó.

Todo en el estado de Chihuahua transcurrió sin contratiempos mayores, salvo en San Francisco del Oro, donde una funcionaria priista fue la encargada de recibir la caravana y aprovechó el micrófono para acusar a la administración de Javier Corral de olvidarse de los compromisos con ese municipio, lo cual resultó falso al final.

Cuánto cuesta la marcha y de dónde se financia no es algo que conozca el activista, al menos eso apunta, pero lo caro son los camiones, lo demás se va resolviendo conforme avanza. “Aportan para el gasto el gobierno, empresarios que se han comprometido con la causa y la gente de cada municipio o población que visitan. Los comités municipales del PAN han hecho su labor, gente de El Barzón en las ciudades de la gira también y se han recibido aportaciones de la gente que quiere colaborar porque cree en los reclamos que plantea” expone.

CORRAL NO DEBERÍA ANDAR EN MARCHAS Y LA VIOLENCIA PROVOCADA

Para el líder barzonista, en parte tienen razón los que dicen que el gobernador Javier Corral no debería andar en marchas y en vez de eso debería estar gobernando. “Pero es que ni las marchas deberían existir, existen porque el gobierno no hace la tarea. Sí, en efecto Javier Corral no debería estar aquí, pero está obligado porque el Gobierno Federal no está haciendo lo que le corresponde” acusa.

“Si mañana nos dicen que la PGR ya comenzó debidamente el proceso de extradición de César Duarte en serio, con todos los requisitos legales establecidos en el tratado; y que ahí están depositados los recursos que indebidamente ha retenido la Federación, mañana mismo se acaba la marcha, nosotros nos regresamos. Si andar aquí no es cosa fácil. Los que dicen que el gobernador no debe estar en la calle, deben pensar en eso, no se anda en marchas porque se quiera, se anda porque a eso se ven obligados” afirma Gómez Escárcega.

Sobre las demás críticas a la administración de Corral, como que el estado de Chihuahua está inmerso en una ola de violencia que el gobernador no atiende por estar en la caravana, Gabino Gómez se detiene: “El estado está inmerso en la violencia y violaciones a los derechos humanos desde 2008 y cuando llegó César Duarte, más que un cambio de fondo, lo que hubo fue maquillaje de cifras, pues la orden tajante al avanzar el sexenio anterior fue disminuir en los números oficiales un 50 por ciento”.

“Si nomás porque no se podía poner que había medio muerto en un día, si no lo hubieran hecho” sostiene Gómez Escárcega, quien asegura tener información precisa de la administración anterior, en el sentido de que la estrategia más que de seguridad fue de maquillaje, para generar esa percepción.

Ahora con Corral, señala que el problema se atiende con otras estrategias, pero hay también evidencias de que la violencia durante su gobierno ha sido provocada para desestabilizarlo, además de que el “cártel del cristal”, como lo identifica, se ha ido fortaleciendo de manera paralela a la falta de apoyo de la autoridad federal para atender la problemática que le es propia, aunque le deja la mayor carga al estado.

(Con información de El Heraldo de Chihuahua).

Comments

comments