Por Covid-19, EU expulsará a migrantes inmediatamente; les niega centros de detención

Debido a la crisis por el coronavirus, el gobierno de Donald Trump decidió negar la entrada al país a todos los migrantes indocumentados que soliciten asilo.

El gobierno de Estados Unidosimpedirá que migrantes se queden en los centros de detención y los expulsará de manera inmediata, como parte del acuerdo con el gobierno de México para restringir viajes no esenciales ante la emergencia por la pandemia del coronavirus Covid-19.

De acuerdo con un comunicado de la Casa Blanca, en el que ratifica lo dicho por Donald Trump, Estados Unidos devolverá de forma expedita a los extranjeros que crucen por los puertos no permitidos para ingresar al país.

El gobierno de Trump tampoco permitirá que se queden en los centros de detención “ya que las instalaciones en las que normalmente se quedan los extranjeros ilegales no pueden soportar la cuarentena durante el tiempo necesario para evaluar posibles casos”, señala el documento.

“Nunca dudaré en tomar las medidas necesarias para proteger la vida, la salud y la seguridad del pueblo estadunidense. Siempre pondré el bienestar de Estados Unidos primero”, dijo Trump.

“Estamos tratando las fronteras de la misma manera, la frontera norte y la frontera sur”, afirmó el presidente Trump antes de dar la palabra al secretario de Estado, Mike Pompeo, para anunciar formalmente la decisión en rueda de prensa en la Casa Blanca.

Pompeo dijo que ambos gobiernos acordaron la restricción del “tráfico no esencial”, del que quedará exento el comercio.

“Ambos países saben la importancia de trabajar conjuntamente para limitar la expansión del virus y asegurar que el comercio, sobre el que se asienta nuestra economía, continúa”, afirmó Pompeo.

En el comunicado de la Casa Blanca, se señala que los migrantes “permanecen en estaciones diseñadas para el procesamiento a corto plazo, donde el distanciamiento no es una opción viable, lo que crea un grave peligro de un brote”.

Detalla que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) han determinado que esto presenta un serio desafío para el control de infecciones y son un riesgo para la salud pública.

Explica que si ocurriera un brote en estas estaciones, las instalaciones médicas locales se verían obligadas a dedicar amplios recursos y podrían verse saturadas.

Añade que esta acción también protegerá la salud de los agentes fronterizos que, dijo, son vitales para la seguridad de Estados Unidos.

Aclaró que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos continuará permitiendo la entrada de carga, toda vez ya que no se han identificado amenazas a la salud relacionadas con los envíos.

Con información de Milenio.

Comments

comments